The Spraying Characin, Splashing Tetra (Copella Arnoldi) y m√°s

[ad_1]

A. Martin UW Photography / Getty Images

Hay algunas ponedoras de huevos que son incluso m√°s extra√Īas que algunos de los extra√Īos peces con los que quiz√°s ya est√©s familiarizado, como Anableps, el pez de cuatro ojos y la incubadora bucal egipcia enana. No, estos son peces de acuario a√ļn m√°s extra√Īos, incluido el Spraying Characin que pone, cuida y eclosiona sus huevos fuera del agua, el Bitterling que pone sus huevos dentro de un mejill√≥n vivo, y aunque los huevos eclosionan en el mejill√≥n no parece aviso y los extra√Īos comportamientos de cortejo de ciertos c√≠clidos.

La Carracina de Pulverización

Miembro de una familia que incluye al temido Pira√Īa, probablemente el m√°s rapaz de todos los peces de agua dulce. De lo contrario, la familia de peces Characin se compone principalmente de especies peque√Īas y pac√≠ficas, muchas de las cuales son peces de acuario familiares. Peces como Neon Tetra, Glowlight Tetra, Black Skirt Tetra y Buenos Aires Tetra, por nombrar algunos.

El Spraying Characin tambi√©n es pac√≠fico, colorido y atractivo. Su comportamiento de apareamiento hace que The Spraying Characin tambi√©n llamado Splashing Tetra sea un habitante del acuario inusualmente interesante. Durante el ritual de apareamiento, la hembra salta del agua hacia las hojas o tallos de las plantas acu√°ticas que se extienden por encima de la superficie del agua. All√≠ deposita sus huevos, unos pocos a la vez, y es seguida por el macho saltando fuera del agua detr√°s de ella para fertilizar los huevos cada vez que pone otro peque√Īo lote.

De esta manera √ļnica pero bastante agotadora, los varios cientos de huevos que un par de esta especie produce com√ļnmente en un solo desove son depositados y fertilizados. Entonces el trabajo de la mujer est√° hecho; el macho, sin embargo, est√° lejos de haber completado su parte del ciclo reproductivo. Permanece cerca de los huevos y los protege, aunque est√©n por encima de la superficie del agua. Para evitar que se sequen por el aire, les roc√≠a agua de vez en cuando con movimientos de su aleta caudal. Cuando los huevos finalmente eclosionan, el macho les lanza un roc√≠o final, especialmente fuerte, y los arroja al agua. Solo entonces se completa su tarea y se ocupa de sus propios asuntos sin prestar m√°s atenci√≥n a su descendencia.

El extra√Īo comportamiento del Splashing Tetra o Spraying Characin, que ha dado a la especie su nombre com√ļn, es √ļnico incluso entre el grupo inmediato de Characin; Hasta donde sabemos, ning√ļn otro miembro de la familia Characin se comporta de esta manera. Un pez estrechamente relacionado del mismo g√©nero, por ejemplo, deposita sus huevos en un hoyo excavado en arena o grava, otros se reproducen normalmente entre las plantas de hojas finas, y otros prefieren musgo o escombros. Todav√≠a no hemos encontrado una raz√≥n realmente convincente por la cual el Spraying Characin convirti√≥ sus actividades de desove en una tarea tan dif√≠cil y √ļnica.

El amargo

Otro pez con h√°bitos interesantes y hermosos colores es el Bitterling, que es nativo de los arroyos de Europa y el este de Am√©rica del Norte. Este peque√Īo pariente de la familia de las carpas suele ser un pez de color amarillo verdoso de aspecto bastante poco distinguido. Pero durante la temporada de reproducci√≥n, el macho se convierte en una criatura dorada brillante cuyos tonos met√°licos har√≠an que los peces de colores tradicionales parezcan aburridos en comparaci√≥n. La hembra durante la temporada de cr√≠a desarrolla un ovipositor especial en forma de tubo con el que inyecta sus huevos en ciertos tipos de mejillones de agua dulce; es all√≠ donde el macho las fecunda.

Curiosamente, los huevos ni siquiera parecen molestar en absoluto al mejill√≥n, ni tampoco a las cr√≠as que eclosionan en el manto del molusco y contin√ļan viviendo all√≠, bien protegidas de los enemigos, durante varios d√≠as. Finalmente, el mejill√≥n parece cansarse de sus inquilinos no invitados y los expulsa con las aguas residuales. Sin embargo, en ese momento, los j√≥venes son lo suficientemente grandes como para valerse por s√≠ mismos.

Sin el mejill√≥n, el Bitterling no podr√≠a reproducirse. Una vez m√°s, hasta ahora nadie ha dado una buena explicaci√≥n de por qu√© este pez, el √ļnico de todos sus parientes, ha desarrollado el peculiar h√°bito de seleccionar una ni√Īera involuntaria para sus cr√≠as durante los cr√≠ticos primeros d√≠as de sus vidas. ¬ŅQu√© hizo que esta especie desarrollara la capacidad de inyectar los huevos en el mejill√≥n? ¬ŅPor qu√© los mejillones no digieren los huevos o los alevines, tantas preguntas, sin respuestas?

Los Wrasses

Luego est√° el caso inusual de los l√°bridos, algunos de los cuales pasan por la primera parte de su vida como hembras sexualmente maduras, y luego sufren un cambio de sexo que las convierte en machos funcionales. Sabemos que en al menos dos especies de Wrasse, una hembra se convierte en macho tras la muerte del √ļltimo macho superviviente de cualquier escuela en particular. De esa forma, nunca hay peligro de que los √≥vulos no sean fecundados porque cualquier hembra puede convertirse en macho siempre que sea necesario.

El cortejo y el amor duradero entre ciertas especies

Es interesante notar que casi todos los peces, con h√°bitos de cortejo intrincados y complejos, tambi√©n se dedican a alg√ļn tipo de cuidado de cr√≠a, en el que participan uno o ambos padres. Existe una relaci√≥n clara entre las luchas territoriales, los rituales de cortejo y el cuidado de la cr√≠a en la mayor√≠a de los casos, y la posesividad territorial extrema suele indicar alguna forma avanzada de cuidado de los j√≥venes.

En general, el asunto serio de preparar un nido para su futura descendencia es la primera preocupación de los futuros padres después de que se haya resuelto el problema territorial. En algunas especies, como el pez ángel, una pareja apareada formará una verdadera asociación y participará en todo, desde la preparación del sitio del nido hasta la protección y protección de las crías hasta que puedan valerse por sí mismas. A menudo, una pareja así permanece junta en un vínculo duradero mucho después de la temporada de reproducción.

Los peces están más cerca de las aves que los reptiles en los comportamientos de reproducción

Es interesante notar que en su comportamiento reproductivo y especialmente en el cuidado de su cr√≠a, estos peces recuerdan mucho m√°s a las aves que a su pariente evolutivo mucho m√°s cercano, el reptil. Ning√ļn reptil, por ejemplo, practica ning√ļn tipo de cuidado de cr√≠a que se parezca ni remotamente al de algunos de los peces que hemos dado como ejemplos. La gran mayor√≠a no presta atenci√≥n alguna a sus cr√≠as una vez que han puesto los huevos.

Las pocas excepciones entre los reptiles que forman una especie de nido pierden todo interés en sus crías una vez que los huevos han eclosionado; No hay un solo caso conocido en el que un reptil proteja y proteja a sus crías de los enemigos. La feroz protección de su nido y crías que muestran muchos peces, por otro lado, es sorprendentemente similar a la devoción de los padres que es una característica familiar del comportamiento de las aves o las aves.

Una √ļltima palabra

De la desconcertante variedad de peces que hemos clasificado de manera m√°s poco cient√≠fica bajo el t√≠tulo de "ponedoras de huevos inusuales", se encuentran muchos viejos favoritos y algunas nuevas importaciones de lo que esperamos sea de alg√ļn inter√©s. La elecci√≥n del aficionado est√° limitada √ļnicamente por su bolsillo, su accesibilidad a las tiendas de animales y su susceptibilidad a los anuncios de los comerciantes de pescado. Si lee las revistas dedicadas al tema, se encontrar√° cada mes con ganas de recoger un nuevo tipo de pez para su acuario. Si usted es como yo, su entusiasmo, una vez despertado, ser√° dif√≠cil de controlar. Pero para mantener el "tanque de exhibici√≥n" ideal, es importante que ejerza la moderaci√≥n. Recuerde, no abarrote su acuario, lea aqu√≠ para asegurarse de que lo que ha elegido sea compatible con el resto de la comunidad de su acuario y preste atenci√≥n a las necesidades ambientales y diet√©ticas de su mascota. Si dedica tanto tiempo a estudiar sus peces y sus necesidades como a descubrir nuevos peces que desea poseer, ser√° un √©xito en este gran pasatiempo nuestro.

[ad_2]

Deja un comentario

close